PERÚ DESCUBRE

Descubre algunos de los lugares más hermosos del Perú y encuentra los consejos para planear tu próximo viaje.

Viaje al corazón de los andes tropicales

Huaraz
Por: Karina Valcarcel

Huaraz, el paddle, la gastronomía y el Pastoruri

Nuestro primer viaje de primavera nos lleva nuevamente a la región Áncash, para disfrutar la variedad de propuestas que ofrece esta zona del país. Un abanico que contempla actividades para todo tipo de viajero, desde aquel que busca nuevas experiencias hasta el que sabe que el viaje es un aprendizaje constante, un cara a cara con la realidad que puede ser también una forma de reflexionar o mirar de forma crítica nuestro estilo de vida. Retornamos a la pregunta: ¿Para qué se viaja?

En esta ocasión practicamos una nueva actividad deportiva conocida a nivel mundial como paddle board, término que se traduce como ‘tabla de remo’. Cargamos todas nuestras chivas en la X-Trail de Nissan, nave que nos acompaña en esta nueva aventura, una SUV tan cómoda y confortable que es casi un arrullo para aquel que va de pasajero. Usamos toda la capacidad de su maletera y el espacio de los asientos abatibles; cabe recordar que nuestra camioneta ofrece siete plazas. Cargados de provisiones, las tablas inflables del paddle, remos, equipaje y demás, nos entregamos al camino.

Salimos temprano por la Panamericana Norte, una vía asfaltada que se encuentra en buenas condiciones. Dado que es domingo, el tráfico es casi nulo y la carretera se muestra limpia. Nuestra primera parada será en la albufera de Medio Mundo.

AGUAS DE MEDIO MUNDO
Ubicada a la altura del kilómetro 177 de ruta 1N, en el distrito de Végueta, provincia de Huaura, se halla la albufera del centro poblado Medio Mundo. Su formación es producto de filtraciones subterráneas de los cultivos aledaños. Como toda albufera, su distancia del mar es poca, apenas 250 metros la separan del litoral marino. Se extiende a través de siete kilómetros, ocupando un área de 206 hectáreas. Presenta una rica variedad de aves y flora típica de humedal, como la totora, la cual es aprovechada por los habitantes del lugar para la creación de artesanías. Ingresamos por una vía afirmada de arena y piedra y llegamos a un sector que ha sido acondicionado para los visitantes. El sol alumbra, pero también quema, así que más vale recubrirse con bloqueador. No tardamos mucho en ponernos trajes de baño y acercarnos a la orilla para lo que será nuestra primera práctica de paddle board.

El viento es favorable, factor de suma importancia al momento de meterse al agua. Ingresamos tímidamente y empezamos nuestra ‘navegación’ sobre la salobre masa de agua. Primero, avanzo sentada, para aclimatarme y confiar en la idea de que no me caeré (al menos no tan pronto). En su parte más honda, la albufera tiene cuatro metros de profundidad. Con la ayuda de Alberto –guía y compañero en este viaje– logro tomar confianza y ponerme de pie en breve.

Luego de 40 minutos de ir y venir flotando y remando sobre el paddle, siento que conozco la laguna como la palma de mi mano. El ejercicio es divertido y sirve para ejercitar los músculos de la zona abdominal y lumbar, además de brazos y piernas. El paisaje que nos rodea es, sin duda alguna, el mejor plus de la práctica.

Antes de que termine la tarde, llegamos hasta Barranca y nos detenemos frente al mar para almorzar uno de los típicos tacu-tacu rellenos de pescado y mariscos que venden en los restaurantes de la zona. Terminamos esta primera parte del viaje viendo una enigmática puesta de sol. Saciados, contentos y silenciosos nos entregamos al ejercicio de la contemplación.

Volvemos a la autopista cerca a las seis de la tarde. Continuamos por las 1N por 13 kilómetros más, atravesando Pativilca, y en la rotonda tomaremos la ruta 16 o Carretera a Huaraz. Permaneceremos en esta vía por los próximos 123 kilómetros –tramo que te tomará cerca de dos horas– para luego virar a la 3N a la altura de Conococha. La 3N avanza paralela al río Santa y nos conduce hasta la misma Huaraz en un trayecto de 80 kilómetros que se recorren en un máximo de una hora y media, tomando en cuenta la ausencia de luz y el paso por curvas pronunciadas. Para las diez de la noche ya estamos instalados en nuestras habitaciones, listo el cuerpo para reposar y prepararse para lo que toca a la mañana siguiente.

NATURALEZA, NEVADOS Y LAGUNAS
Hoy haremos nuestra primera incursión en el Parque Nacional Huascarán, una de las reservas naturales más importantes del país y del mundo. Creado en 1975 y declarado Reserva de Biosfera por la UNESCO el año 1977, el parque ocupa parte de las provincias de Yungay, Carhuaz, Huaraz, Huaylas, Bolognesi, Huari, Recuay, Asunción, Mariscal Luzuriaga y Pomabamba en el departamento de Áncash; para una extensión total de 340,000 hectáreas. Alberga una diversidad biológica que comprende exquisitas flora y fauna; además de presentar importantes formaciones geológicas, restos arqueológicos y bellezas escénicas. Destaca la numerosa cantidad de nevados de la Cordillera Blanca, origen glaciar de la quebrada de Llanganuco, en cuya laguna llamada ‘Chinancocha’ realizaremos nuestra segunda práctica de paddle board.

Para llegar hasta este punto proseguiremos por la ruta 3N hasta Yungay, donde tomaremos la vía AN-106. Son 81 kilómetros que se recorrerán en un máximo de dos horas de manejo continuo. La mayor parte del camino es asfaltado y el último tramo es una vía afirmada de fácil acceso.

En 1985 el Parque Nacional Huascarán fue incluido en la lista de patrimonio natural de la humanidad de la Unesco.

‘Chinancocha’ o ‘Laguna hembra’ está ubicada a 3850 msnm, es uno de los destinos más visitados en temporada alta por la belleza de sus aguas turquesas. Nosotros hemos decidido pasar de largo la zona de servicios e irnos hasta el otro extremo de la laguna para realizar la práctica sin perturbar a los turistas. Sin embargo, si deciden visitarla y no practicar paddle, encontrarán otras actividades de relax e incluso la posibilidad de comer algunos aperitivos típicos como chicharrón y choclo con queso. El paisaje es alucinante. Bordean la laguna retorcidos quenuales, un habitante ‘vip’ y especie nativa de los andes tropicales. Sus texturas invitan a la fantasía, más de uno se detiene junto a estos árboles para tomarse fotos.

Pero, vamos a lo nuestro. Practicar paddle board a casi cuatro mil metros de altura es muy distinto a hacerlo en las cálidas aguas de Medio Mundo. Para evitar alguna descompensación por el frío del aire y del agua, nos enfundamos en trajes de neopreno, comúnmente llamados ‘wetsuits’. Habrá que tener mayor cuidado, tomando en cuenta que la profundidad máxima de la laguna es de 28 metros. Con algo más de confianza (ganada en la primera experiencia) empiezo mi paseo sobre las aguas de Chinancocha. Poco a poco el cielo se abre y deja ver el pico del Huascarán. No existe mejor escenario para dar este paseo. Tumbada boca arriba sobre mi tabla, me dejo llevar por la laguna.

HECHO EN HUARAZ
Volvemos a la Nissan X-Trail. Luego de practicar paddle board en Chinancocha, nos ponemos ropa seca y zapatos abrigados para recuperar algo de calor antes de visitar el Llanganuco Taproom de Sierra Andina. Conocida como ‘La Cerveza de los Andes’, la historia de Sierra Andina es emblemática y destaca por su cuidadoso trabajo de identidad de marca. Con siete años en su haber, esta cerveza artesanal ha tomado elementos culturales para nombrar cada una de sus creaciones, que hasta el momento son ocho tipos de cerveza. Pero la propuesta de Sierra Andina no acabá ahí. La empresa se muestra comprometida con el desarrollo del deporte y viene promoviendo (a través de la creación de eventos) disciplinas como el ciclismo, el atletismo, el muay thai e incluso ha organizado una maratón con gran acogida y participación de la comunidad.

El Taproom es una nueva propuesta que se ha implementado este año y consiste en una suerte de ‘bar de paso’ a solo 200 metros de las lagunas de Llanganuco, con una vista preciosa. Funciona en un contenedor en el que encontrarás una barra y algunas mesitas para sentarte a beber una chela, mientras observas las plantas, el cielo, la montaña. Es un buen adicional para la experiencia del viajero que además de apreciar la naturaleza, sea amante de los sabores intensos. Pero la propuesta de Sierra Andina no acaba ahí (si, otra vez). En la ciudad encontrarás el resto bar de Sierra Andina, que funciona bajo el nombre ‘Trivio’. Lo interesante de este espacio es que trabajan con insumos de su propia huerta orgánica o, como ellos la llaman, ‘biochacra’. Así que antes de volver al casco urbano, nos detenemos a darle una mirada y quedamos maravillados con el trabajo que ahí se realiza. Destaca el cultivo de tomates, de variadas formas, colores y tamaños, pero siempre conservando un delicioso sabor. Lo sabemos porque los probamos recién cosechados. Encontramos además sembríos de lechuga, cebolla, calabaza, beterraga, entre otros. El mejor modo de terminar la expedición de este día es probar algunos de los platillos que ofrece Trivio y, en especial, el café que ahí se sirve; debo decir que es uno de los mejores que he encontrado en todo este tiempo de viaje.

¿QUÉ PASÓ CON EL PASTORURI?
Allá, por inicios de la década del 90, cuando la que escribe comenzaba recién su primaria, la moda de los viajes de promoción apuntaba a casi un solo destino: Pastoruri. De hecho, una de mis hermanas mayores viajó –junto a las dos aulas del quinto de secundaria– a lo que en ese entonces representaba la divina promesa de jugar en la nieve. Me pregunto cómo habrá lucido en esa época. Nunca lo sabré. Han pasado muchísimos años para que yo haga esta visita y vea por primera vez el Pastoruri. El viaje se promociona actualmente como ‘La Ruta del Cambio Climático’.

No todo en el viaje es placer y diversión, se viaja también para tomar conciencia; de lo contrario el tránsito se convierte en una experiencia superficial. Por eso, si vas a Huaraz, no dejes de hacer este recorrido, constituye un valioso aprendizaje.

El primer paso será tomarse al menos una hora para visitar el centro de intrepretación. Aquí obtendrás una minuciosa explicación sobre la formación de la Cordillera Blanca y las consecuencias del impacto del cambio climático que ha modificado el ecosistema y ha ocasionado el retroceso glaciar a tal punto que el Pastoruri ya no es considerado un glaciar más, sino apenas un casquete de hielo. Abordado de otra manera, encontrarás que ante cada efecto negativo se ha asumido un nuevo reto para potenciar este destino. Por ejemplo: frente al rápido retroceso de los glaciares que genera avalanchas, lagunas con diques inestables y la posibilidad de desastres naturales como huaycos e inundaciones; se ha planteado una política de gestión de riesgos que implementa sistemas de alerta temprana y aplicación de medidas de prevención, mitigación y respuesta.

En el centro de interpretación también te informarás sobre los componentes de esta ‘nueva ruta’. Destacan las pinturas rupestres ubicadas en el lado norte de un abrigo rocoso (paradero señalizado en la vía) cuya antigüedad se sitúa entre los 200 a.C y los 600 d.C., en el Período Intermedio Temprano. Más adelante, nos encontraremos con un rodal de puyas Raimondii, especie altoandina única.

En el trayecto se aprecian otros picos nevados, como el Muru Raju (‘Montaña Jaspeada’) que se logra ver desde el pozo de agua gasificada. Más adelante está el Tuco, forma piramidal que antes estaba cubierta de nieve. El que más me gustó, el Huarapasca, es el último que se ve antes de emprender el ascenso a pie al Pastoruri. En ese último tramo pasamos la X-Trail a modo 4x4 con diferencial bloqueado en mecánico y llegamos sin problema hasta el último punto posible para un vehículo motorizado.

El trekking al Pastoruri tomará cerca de hora y media sumando ida y vuelta. Recuerda que estarás a más de 5,000 msnm y eso significa que debes ir con calma, a paso lento y bien abrigado. La escena final es dramática. Sabes que estás frente a algo que probablemente no existará más dentro de algunos años y que lo que ahora es resto de glaciar, será solo laguna para las futuras generaciones. Lo sentimos. Está permitido llorar.

Seguir leyendo

Regresar

TAMBIÉN EXPLORAR Conoce otras publicaciones de Prensa del Motor

GUÍA TOYOTA

Guía de carreteras y turismo más completa y actualizada del Perú.

/Guía Toyota

TRANSPORTE TOTAL

Periódico mensual con toda la información de vehículos comerciales.

/Transportetotal

NUEVO

N°258
Mayo 2019